Seleccionar página

La Red de Sitios de Memoria Latinoamericanos y Caribeños (RESLAC), integrada por 40 instituciones y lugares de memoria de 12 países de América Latina y el Caribe, expresa su indignación y profundo rechazo al indulto otorgado al ex presidente Alberto Fujimori, por tratarse de una medida que contraría el derecho internacional, y especialmente los derechos a la verdad, a la justicia y a la memoria de millones de ciudadanos y ciudadanas en el Perú.

Alberto Fujimori Fujimori fue condenado por crímenes de lesa humanidad, luego de un juicio ejemplar en el que se respetaron todas las garantías del debido proceso, según ha sido reconocido por observadores nacionales e internacionales independientes, y ratificado por organismos del sistema interamericano y universal de derechos humanos. Su condena constituyó un precedente significativo en la lucha contra la impunidad, y un referente alentador para las víctimas de graves violaciones de derechos humanos, sus familiares, y para todas las personas e instituciones comprometidas con la defensa y promoción de derechos humanos en el continente.

El indulto otorgado por el presidente Pedro Pablo Kuczynski, indigna porque, además de desatender compromisos internacionales del Estado peruano en materia de derechos humanos, y de constituir una afrenta contra las víctimas y sus familias a quienes prometió reiteradamente no indultar al ex dictador, se ha hecho como parte de una negociación reprobable al haberse subordinado la dignidad de las víctimas a la permanencia en el poder del actual gobernante.

La gobernabilidad democrática no se logra violentado derechos, y la reconciliación es una farsa cuando pretende sustentarse en impunidad. Lamentamos que no se aprendan las lecciones de nuestro pasado reciente en América Latina y el Caribe, y que se persista en un negacionismo complaciente con el terror y la ignominia aún presente en la realidad de nuestros países.

Seguiremos atentos a la situación de los derechos humanos en el Perú, manifestando nuestra solidaridad plena con las víctimas, y respaldando la lucha por justicia y dignidad en el Perú.